19.4.17

Sigo creyendo en el paraíso o cómo me emocionó la película de "La Playa".

Tengo sentimientos encontrados. En el 2000 se estrenaba una película llamada La Playa, de la que siempre vi anuncios y el trailer, en ese momento de mi vida yo tenía 14 años y mi espíritu aventurero no se parecía a lo que hoy es. 

Hace cinco años por culpa de una fotografía busqué información para llegar a una isla, la forma de llegar ahora es sencilla, pero en ese momento era un poco incierta. Para mí, Holbox era el paraíso. Lo compartí con quien en ese momento era mi pareja, que a pesar de todo, me siguió en mis aventuras. Después viajé con amigos y con él ahora como amigo. El paraíso fue distinto a la primera vez. Años más tarde, decidí ir sola. Si cuento todo lo que sucedió en ese nuevo reencuentro es probable que no lo crean, que lo imaginen distinto. El paraíso se hizo famoso, pero una parte de él se aferra a seguir latiendo, a la libertad que tuvo. Ojalá encuentre el equilibrio. Ojalá podamos dárselo. Me encantaría que así fuera, que lleguen y se vayan con la sensación de que algo por dentro cambió. 

La película quise verla muchas veces, pero nunca, en 17 años, había dado "play". Una vez encontré un video corto y vi cinco minutos que no entendí, no quise verla más. ¿Por qué todos hablaban de ella? ¿Por qué es la primera en la lista de películas de mochileros? ¿Por qué tanto alboroto por conocer esa parte de Tailandia? ¿Por qué inspira? ¿Por qué no la había visto antes? Y acá es cuando encuentro una respuesta, de las más trilladas por supuesto, pero al fin una respuesta: no era momento. 

13.2.17

Tinder para viajeros

En mi último viaje, mientras mi amigo leía, saqué el celular de la mochila y abrí la app, comencé a reír y mi amigo se acercó para preguntar qué era eso tan divertido. "Es Tinder ¿recuerdas que me lo recomendaste?"

Meses atrás comenzaron a hablarme mucho más de Tinder, "Ella lleva 2 años con su novio que conoció en la app", "él se casará", "la amiga de mi amiga lo recomienda", "mi primo se divierte mucho", etc. Más comentarios de los que me imaginaba y de los que necesitaba saber llegaron sin pedirlo. ¿Yo? ¿Tinder? ¿Otra vez? ¡Ni loca! Y acá llega la confesión: La primera vez que bajé Tinder, me desesperó y huí, porque creí que el prejuicio era cierto: sólo es sexo casual. Un año después, pudo más la tentación y el ocio.

Nota: Ojalá Tinder me hubiera pagado por escribir ésto, pero no lo hizo. Así que no te preocupes, no es ningún comercial y es sólo mi experiencia ;)

7.2.17

Mi primera experiencia viajando con 'Couchsurfing'

Hace algunos años tuve la inquietud de viajar usando sólo Couchsurfing, pero el miedo o actitud de mis compañeros de viaje pudo más, así que no fue hasta hace poco tiempo que tuve mi primera experiencia en CS. 

El plan inicial era ir a algún lugar cercano, pero se atravesaron ofertas de vuelos y volví a Baja California. Tres amigos más y yo iniciaríamos la aventura, pero uno desistió porque no le gustaba la idea de alojarse con alguien desconocido, y otro porque eran muchos días y su trabajo no se lo permitía. Al final quedamos José y yo. A los tres los conozco desde hace más de 15 años, pero era la primera vez que sólo viajaba con uno de ellos. Él ha sido muy entusiasta y me ha seguido en todo lo que propongo, tanto así que se fue de mochilazo por Europa y visitó las ciudades que yo he querido conocer desde siempre siguiendo mis consejos sin experiencia. El impulso de su viaje, mi insistencia y el tiempo libre se juntaron, y nos lanzamos a la aventura. 

zapatillas de viaje alrededor del mundo

19.1.17

Advertencias para viajar conmigo

Hagamos una pausa y respiremos profundamente. Lidiar conmigo no es fácil y todo se potencia cuando estoy viajando. Así es, no es fácil viajar conmigo, lo reconozco, por eso he decidido redactarlo y hacer una enorme advertencia. Aquí vamos. 

jadis-mochilera-viajando
Cuando pido que me tomen una foto y no se enfoca, pero igual me gusta.

19.12.16

Cómo perder un autobús en diez minutos

En este viaje medio mochilero improvisado, un día por la mañana recorrí el malecón de La Paz dispuesta a buscar un tour que me habían recomendado para visitar la Isla Espíritu Santo, pero desde que salí del departamento me di cuenta que algo andaba raro, porque no había muchas personas en la calle y pocos autos. Al llegar al hotel de donde parten los tours, me dijeron que se había cancelado todo debido al viento de ese día y que era probable que al día siguiente también se cancelara. Muy triste me alejé del sitio y seguí caminando por el malecón. De pronto pensé ¿Por qué no ir a Todos Santos? Es más, ¿Por qué no visitar Los Cabos? Ya estoy aquí, qué más da.