14.7.15

El planetario

Acompañada de un Rosarino despistado que no ama las ciudades y que no conocía bien Baires, yo fui la guía turística en un lugar al que no había ido jamás. Así que sin gps, sin celular y su maravilloso google maps y con una guía de papel que era un desastre, seguí mi sentido de orientación. 




Caminamos por Av. Alcorta durante unos minutos, sin escuchar a Cerati porque no tuve celular, pero hubiera sido un cliché muy bueno, así que en mi mente estaba cantando "Ya llegué hasta aquí y te extraño tanto." Sin preguntarle a nadie más y después de atravesar la avenida sin haber visto el semáforo en verde, lo vimos: El Planetario. 

Es una obra del arquitecto Enrique Jan. Tiene 5 pisos y su cúpula mide 20 metros. Se inauguró el 20 de Diciembre de 1966, el día que mi papá nació. Y su primera función fue el 13 de Junio de 1967, el día que mi mamá nació. Esas mágicas y extrañas coincidencias de mi vida. 


Hace tres años en éste lugar, Fito Páez daba un concierto por los 20 años de "El amor después del amor" el disco más vendido del rock nacional argentino. Si me conocen, sabrán que me encanta y que está vinculado a muchos capítulos e historias de mi vida. El track número siete de éste disco se llama "Un vestido y un amor" y ésa, por raro que parezca, es mi canción favorita de él. Así que visitar éste lugar en los Bosques de Palermo fue bastante interesante, sobre todo porque me quedé hasta el atardecer "y cuando me pierdo en la ciudad, vos ya sabés comprender que es sólo un rato, no mas..."

Regreso a Cerati, porque aquí fue grabado el video de Zoom. Podrán ver que todo alrededor es verde, hay un pequeño lago. Como he escrito anteriormente, Flavio y yo nos alejábamos en cada lugar, sin siquiera hablarlo. Suelo ser muy solitaria y lo disfruto. Así que, aunque estaba acompañada, al mismo tiempo estaba viviendo los lugares sola y lo amé, porque de pronto estaba sentada frente al lago viendo el atardecer, pensando un poco en México, en personas que amarían ese lugar como yo, y sobretodo observando. Debo confesar que la cámara la usé poco, a veces elijo vivir sin una pantalla frente a mí y sin un visor. 

Después de mi momento del día, decidí preguntarle a una persona por la Flor de Buenos Aires, la única persona a la que le pregunté y me mandó precisamente al lado contrario, me dijo que caminara por el bosque y lo único que encontré fue el tren. Tuvimos que volver a Av. Alcorta, perdernos un poco y llegar a calles que no conocíamos. Como aventura fue genial, ya era noche, no habíamos comido y terminamos en un kiosko con un super pancho. El día había valido la pena. 


Notas.
  • Hagan un recorrido por El Rosedal, después lleguen al Planetario y hagan pic-nic, lleven un libro, caminen por los alrededores. 
  • Las funciones son de Martes a Viernes y pueden comprar boletos desde las 9:30 horas. El sábado y domingo a partir de 11:30 horas. 
  • Caminen por Av. Sarmiento hasta Plaza Italia y piérdanse en la calle de Borges, encontrarán muchos lugares lindos para comer y también conocerán un poco de la vida nocturna de Palermo. 







2 comentarios:

Alex Ferrero dijo...

Me gusta leer posts sobre Buenos Aires, especialmente de personas que tienen otra mirada. El vinculo con Cerati y Fito es genial.
Me quedé pensando en lo de la cámara y todo eso que dejamos de sentir justamente cuando queremos retratar momentos, sufro tambien esa contradicción. Por eso creo que la mejor manera de viajar es con mucho tiempo libre, para sentir y otro tanto para retratar.

saludos!

Jadis ♪ dijo...

Totalmente de acuerdo Alex, yo decidí simplemente "documentar" un poco con fotos, pero sin preocuparme por ellas. Así pude vivir y disfrutar de la ciudad, ya que mi tiempo era muy limitado. Espero que en el próximo viaje pueda desquitarme, porque Buenos Aires me debe muchas fotografías :D

Por otro lado, el vínculo con la música siguió durante todo el viaje y fue una de las tantas cosas que lo hizo especial.

¡Un abrazo!