21.4.15

El caos



El caos de mi nueva vida ya vivida comenzó con una falsa estabilidad, con una decisión precipitada –verdadera, certera– y adioses que esperaban en una banca. El caos siguió su camino al sur, con todas las pesadillas, con todas las libertades. No se detuvo ni con los libros que la balanceaban, no se detuvo frente a los muros. Mi caos bailó como jamás había bailado, se movía con ritmo. El caos de mi nueva vida ya vivida terminó con un caótico cuarto de luz, en plural y con la bandera blanca, implorando paz.


1 comentario:

Juan Araizaga dijo...

Caos. ¿Cómo concepto, finalidad o causalidad?