28.3.11

Viveros de Coyoacán


También se le podría llamar: La casa de las ardillas.
























No estaba desaparecida, solo daba un respiro.