7.11.17

Hierve el Agua, Oaxaca.


Por la mañana nos alistamos rápidamente para ir a visitar un lugar muy famoso, un lugar al que quería ir hace demasiado tiempo. No estaba en mis planes, pero todo se acomodó perfectamente. Sólo hay dos lugares en el mundo con cascadas petrificadas, uno de ellos está en Turquía y el otro en México, éste último fue el que conocí, su nombre es Hierve el Agua, en Oaxaca.

Tuvimos la fortuna que un gran grupo de instagramers queríamos ir el mismo día, así que nos dividimos en dos autos. Después de 40 minutos aproximadamente, nos detuvimos a desayunar en el mercado de Tlacolula y aún sueño con su pan y chocolate de agua, qué cosa más deliciosa. Aprovechamos para unos clicks en la iglesia principal y después seguir con la ruta.



La carretera principal estaba en reparación, así que tuvimos que escoger una ruta alterna. Después de una hora, de pasar por una carretera de terracería e ir subiendo cerros, llegamos a la entrada. Pagamos $20.00 mxn por persona y a unos minutos vimos el estacionamiento. Bajamos del auto demasiado ansiosos. Corrí hacia una orilla y a lo lejos pude ver el acantilado y las cascadas petrificadas. El calor era tremendo y agradecí llevar un vestido ligero que podía amarrar a los costados. Bajamos un poco por un camino de tierra y llegamos a las pozas. Era dos de noviembre, feriado y mediodía. Había muchísimas personas, más de las que imaginé. No me decepcioné, pero me hubiera gustado conocer el lugar en otra fecha y en otro horario. 

Me senté y miraba hacia el infinito como si estuviera en el inicio de una película de Hollywood. ¿No se han sentido así a veces? Creo que me pasa muy seguido. Sólo que en ese momento era todo bastante extraño porque estoy acostumbrada a viajar sola, y ahí estaba acompañada de un grupo diverso de viajeros. 



Después de contemplar la vista, decidimos dar un paseo alrededor, hasta que encontramos un camino al que sólo se podía ir con guía. La verdad es que ni siquiera lo dudamos. El guía nos dió unos bastones y nos explicó que la caminata sería larga. Me he sorprendido de mi condición física, pensé que terminaría tirada en cualquier momento por algún golpe de calor, pero no sucedió así. 

La caminata hasta la parte más baja dura alrededor de 30 minutos, todo depende de las pausas que se hagan, independientemente de que sean pausas para descansar, serán pausas para tomar fotos y ver lo increíble de todo este lugar. En el punto más bajo la vista de las cascadas es increíble, también hay una pequeña caída de agua que me refrescó demasiado. En este punto todos descansamos y nos tomamos fotos unos a otros por parejas y de forma individual. Mientras tanto, Pablo nuestro conductor estrella nos dijo que no tenía las llaves del auto y oh-por-dios. nos reímos nerviosos e intentamos comunicarnos con la chica que se había llevado las llaves, pero no había suficiente señal de celular. Eso nos hizo subir de nuevo mucho más rápido. Por fortuna, al llegar a la cima me llegó un mensaje de texto en donde nos avisaba que las llaves las dejó en el auto. Fue un gran alivio.

Conocer 'Hierve el Agua' fue un sueño cumplido, no podía iniciar noviembre de mejor forma. Estar en ese lugar acompañada de personas igual de emocionadas que yo fue perfecto. Habían muchísimos turistas, pero en lugar de odiarlos elegí unirme y tomé ese papel también. Fue muy divertido hacer 'fotos de turista', posaba en cada spot y pedía a todos que me tomaran una foto "primero con la cámara, después con el celular". Pasaron unos minutos y nuestro grupo se redujo a cuatro personas que buscaban un poco de calma entre tanta gente. Nos aventuramos y con ayuda de un guía voluntario recorrimos otra parte del lugar. Nos cansamos, pero valió totalmente la pena. En este punto estábamos acalorados y espantados porque no teníamos las llaves del auto (una anécdota que contaré en el blog), pero muy felices. Gracias a @ceidyc, a Pablo y a @jessemorozoff por esta gran aventura, la hicieron única! ❤️🇲🇽
Una publicación compartida de Blog Viajero ✈️ Jadis (@jadista) el




Durante la caminata podrán tomar agua directamente de las pozas, sólo que éstos obviamente son muy salados, así que cuidado. Pregunten al guía la forma de tomarla y el lugar exacto donde podrán hacerlo. No intenten tomar agua de las pozas donde todos se están bañando.

¿Qué puedo decir? Es un lugar con mucha magia y puedo palomear otro sitio más en mi país.


Una publicación compartida de Blog Viajero ✈️ Jadis (@jadista) el