2.8.16

Viaje en el viaje: ser turista en tu ciudad

Estas últimas semanas he viajado en metro al menos 3 horas diarias, haciendo 6 transbordos. Subo y bajo escaleras, de concreto y eléctricas; corriendo y caminando. Cada día pienso lo mismo: Qué increíble es este gusano naranja y cuántas historias guarda. Vivir en una de las ciudades más grandes del mundo parece complicado, pero si cambiamos la forma de mirar y actuar podemos encontrarnos con grandes maravillas subterráneas y hasta a grandes alturas. 

Se que el estrés a veces nos invade y creemos que no podemos controlarlo, pero vamos, hagamos un ejercicio y al menos por un sólo día, durante el trayecto a tu trabajo o casa, actúa como un completo turista. De éste lado del mundo ya he realizado el ejercicio y quiero contarte mi experiencia, para que también te animes a hacerlo.

El metro de la Ciudad de México es enorme, son 12 líneas que atraviesan gran parte de la ciudad. Se sigue analizando hacer más líneas y más estaciones, pero por el momento no es algo tan cercano. El costo del boleto es de $5.00 MXN y tiene un horario regular de lunes a viernes de 5:00 a.m a 12:00 a.m, sólo varía la apertura el fin de semana, sábado 6:00 a.m y domingo 7:00 a.m. Hay horarios pico en los que cada vagón parece un verdadero sauna, y otras horas que parece la gloria, porque por la ventanilla podemos ver el tránsito pesado del que nos hemos librado. Confieso que soy una verdadera fan de éste transporte público. Si bien, faltan muchísimas cosas que arreglar, me sigue encantando porque me lleva muy rápido a prácticamente cualquier parte de la ciudad. Gracias a la ubicación céntrica de mi lugar de trabajo, siempre encuentro turistas en los vagones, sea la hora que sea y mi instinto de guía quiere ayudarlos sin dudar. Así que, ahora sí, te cuento un poco mi día como turista en el metro.


Mi intención al entrar al metro no era la de hacer el ejercicio, pero surgió a partir de que vi a una chica coreana tratar de comunicarse con un policía que no le entendía. Yo iba muy de prisa, pero al percatarme de todo, regresé y hablé con ella. Su cara se iluminó al escuchar la palabra “english”. Le indiqué por dónde caminar, porque estaba confundida al no encontrar rápidamente unas escaleras que atravesaran las vías del metro y quería salir de la estación, cruzar la calle y volver a entrar. Me preguntó si vivía cerca, si iba al trabajo, y me contó que ella se había perdido un poco al aventurarse a dejar unos productos que vende. Me agradeció durante todo el camino. Después de que bajé del vagón, pensé en lo curioso que había sido todo, porque la encontré en un lugar nada turístico. Así que desde ese momento me convertí en turista.

En metro Zapata pregunté en qué estación bajar para llegar a un lugar. De inmediato una persona me indicó hacia dónde ir y se disculpó por no poder acompañarme. En metro Chapultepec me uní a un grupo de verdaderos turistas que se reían, e iban rebotando con la rapidez del tren. Las personas nos miraban demasiado y yo a ellas, era como si me estuvieran reconociendo, como si fuera de otra especie. Pensaba ¿Qué pasa? Sólo voy al trabajo, como muchos de ustedes. En metro Tacubaya caminé lento, como nunca lo hago en la ciudad. Ésta estación es singular, porque es un transbordo para tres líneas y sus escaleras son infinitas. Miré cada detalle, desde la velocidad de las personas, las goteras, los vendedores ambulantes que tienen variados productos básicos, hasta los murales desapercibidos, los escalones gastados y el flujo de personas que no para. Al llegar a mi destino y salir del metro, quise mirar la ciudad con nuevos ojos. Vi los grandes edificios como si nunca los hubiera visto. Confieso que me reí al sentir emoción cuando lo hacía, y me encantó. 


Mi ciudad es vibrante de día y de noche. Un viaje dentro de un viaje común en metro hacia el trabajo, hizo un gran click dentro de mi. Para conectarte de ésta forma no necesitas estar en el metro, ni en México, en cualquier lugar y momento puedes hacerlo, sólo basta quererlo. Venzamos la rutina y acompáñame a viajar por la ciudad.


No hay comentarios.: