21.3.16

#24HourProject

Una fotografía cada hora, durante 24 horas. El 19 de marzo de 2016 salí a recorrer la Ciudad de México con el único propósito de completar el proyecto. Ha sido la primera vez que participo y a pesar de haber visto varios ejemplos del año anterior, tenía muchas dudas sobre el tipo de fotografía que tenía que tomar, Reflejar la condición humana no es una tarea fácil.




Comencé con la idea de tomar fotografías a mujeres, pero durante la primera hora todo cambió y noté que no sería sencillo. Por un momento, también pensé en tomar las fotos con mi celular para subirlas al momento, como tendría que ser, pero al final me decidí por mi cámara. No, no tiene wifi, así que tuve que esperar un poco más para poder mostrar las fotos. Mi compañero e incitador principal fue @luisitomx, con él recorrí aproximadamente 28 km por unas partes de la Ciudad de México: Bellas Artes, Centro Histórico, Garibaldi, Col. Doctores, Col. Condesa, Central de Abastos, Mercado Bondojito, Basílica de Guadalupe, Espacio Escultórico y Universum en Ciudad Universitaria, Coyoacán, Centro Nacional de las Artes, así como distintas rutas de metro y metrobús. Ver dormir, trabajar, vivir y despertar a este monstruo de ciudad fue lo mejor de todo, dejarnos llevar por las calles, confiar y tal vez, ser un poco ingenuos. 











El día anterior no dormí bien y estaba muy presionada por el cambio de trabajo que fue justo ese mismo día, así que sin condición y confiando, me encontré con Luis a medianoche del viernes. Todo iba bien, trataba de organizar las fotografías en mi mente, pero por la mañana me sentí mal, mucho muy mal. Afectó demasiado en mi ánimo, de pronto ya estaba más preocupada por no caer que por ver una linda foto, sin embargo, activé mi modo zombie y seguí. (La verdad, a medio día pensé que no iba a poder seguir caminando.)

A pesar de mi inexperiencia y poca condición, estoy gratamente sorprendida con el proyecto, me gustó caminar por la ciudad a horas no comunes para mí y por fin conocí la famosa Central de Abasto. En este lugar me daba miedo sacar la cámara, pero de pronto todas las personas se portaron muy amables, una señora (barista de la cafetería en donde nos detuvimos a recargar batería) nos dio recomendaciones para poder tomar buenas fotos y en algunos pasillos los locatarios gritaban "¡Una foto pa´l feis!", aunque después huían por vergüenza. Tal vez sólo se sorprendían un poco al ver que tomábamos una foto, pero no hubo problemas mayores.

Por el lado fotográfico fue todo un reto. Estoy acostumbrada a tomar lo que me gusta porque me gusta y a la hora que quiero, sin forzar nada. En este caso se requería de estar mucho más atenta todo el tiempo, pues sólo tenía una hora para tomar LA foto. Y por el lado personal, también fue un reto pasar 24 horas con otra persona, la convivencia se va modificando conforme pasan las horas, platicamos, nos quedamos en silencio, "dormimos" recargados uno sobre el otro y separados, compartimos. Puedo decir, que pasé por distintas fases y estados de ánimo, y Luis no intentó matarme, creo. (Perdón por espantarte jaja) Así que este "Challenge Accepted" fue superado.

Lo volveré a hacer. Ésta vez fueron poco más de 40 horas despierta, con un lente de contacto que imploraba descanso y unas piernas que aguantaron como valientes. Al terminar el día, mi cara no era la mejor, pero estaba muy contenta. Fueron 15 fotografías que me gustaron mucho, porque no es lo que regularmente tomo, así que para ser una primera vez no esta mal. La próxima vez será con más planeación y descanso.

Para conocer más sobre el proyecto, visiten: http://www.24hourproject.org/