17.9.14

Summertime

Vallarta se despidió de nosotros con una tormenta.


El viaje tan esperado para mi pequeña familia era éste, porque podría mostrarles los lugares que me enamoraron, los atardeceres que me robaron el corazón, las calles por las que caminé y el lugar donde viví, aunque para mi sólo significaba regresar a maravillarme y poder conocer las Islas Marietas.

Vencí el pequeño miedo que tuve a volar durante semanas y nos aventuramos. Debo decir que para mi fue un viaje de mucha introspección, a pesar de ir en compañía. Estaba evaluando -sin quererlo- mi vida y sobre todo valorando lo que soy y quiero. No había visto las pocas fotografías que tenía y creo que reflejan lo que sucedió. Suelo ser demasiado transparente. 

Tengo que aclarar que no estoy triste ahora mismo, pero en ese momento del click para la foto si, sólo un poco. Veía el atardecer tan bello y buscaba respuestas o señales. Al regresar las encontré. Sin forzar absolutamente nada. 

Volveré las veces necesarias, seguiré llevando a las personas que amo. La magia está en disfrutar cada momento, cada puesta de sol, cada beso y cada te quiero, sin importar las tormentas que nos encontremos.