30.8.11

El primero

El primer trabajo/empleo para muchas personas es importante, independientemente si éste se volvió una frustración, un agradable recuerdo o si siguen el mismo después de muchos años. Algunas personas jamás necesitaron ir a una entrevista para obtener un empleo, simplemente algún amigo, familiar o conocido les ayudó o les brindó la oportunidad; muchas de éstas personas no lo valoran.

Mi primer trabajo lo obtuve a los 18 años. Una amiga se enteró que el amigo de su hermano mayor necesitaba chicos y chicas. No dudé en preguntarle de qué trataba y si era posible que nosotras sin tener experiencia pudiéramos entrar. Pasaron varias semanas sin tener respuesta, nos citaban y al momento de llegar la fecha, acordaban una nueva. Casi había desistido cuando de pronto, sin cita fuimos directamente a preguntar. Al llegar, el chico me preguntó si de verdad tenía 18 años, porque parecía de menos, y si tenía mi credencial de elector. Nos enumeró todos los papeles que teníamos que llevar al día siguiente y así lo hicimos. Entré a trabajar en verano.

El horario se rolaba cada semana, así que cada semana tenía distintos días de descanso y distintos horarios de entrada y salida. Trabajé en Cinemark. Yo era una de esas niñas que reciben los boletos a la entrada, que llevan un uniforme horrible, los niños que te "sacan" de la sala al terminar la película. Por fortuna no estuve en dulcería, ni en taquillas, ni en proyección. 

Era muy divertido, comía palomitas a escondidas, veía películas cuando todo estaba tranquilo, escuchaba las historias de fantasmas que había en el cine, y si, me espantaron muchas veces. Una de aquéllas veces fue en la sala 15, una de las más grandes del cine. Yo junto con otros compañeros teníamos que limpiar la sala [sí, sus cochinadas ¬¬, porque hay personas que no saben que hay botes de basura a la entrada y dejan todo su reguero de palomitas y basura en su butaca pensando en "es su trabajo, que ellos recojan", pero no, tristemente ése no era mi trabajo, pero teníamos que hacerlo para que al entrar las demás personas a la siguiente función, no encontraran todo hecho un desastre.] Algunas veces, cuando no había muchas personas, sólo uno de nosotros limpiaba varias o verificaba que no se escondieran personas para colarse a otras, etc. La rutina era ésta: las personas salen de la sala, esperábamos al último, encendíamos las luces [teníamos una llave] y caminábamos por las escaleras, si había basura en algún pasillo, lo recogíamos. Y así fue como inicié mi rutina en la sala 15, sólo había una charola en la última fila, así que fui por ella, al tomarla las luces se apagaron. Fue horrible, porque no había ni la luz del proyector, corrí a la parte de abajo, y salí de la sala. Un policía me encontró y me dijo que no me asustara, pero ¿cómo pudo haber sido?. No había nadie más ese día, así que me calmé. Días después, en otras salas me sucedía lo mismo. Al final ya no me asustaba y bajaba las escaleras con toda tranquilidad.

Tengo muchas anécdotas de aquéllos meses en Cinemark, fue realmente emocionante, recibir las películas, la adrenalina de saber que muchas situaciones estaban bajo mi responsabilidad, los compañeros, los disfraces en día de muertos, las salidas nocturnas. 

Renuncié el 29 de noviembre, cuando cumplí 19 años y desde entonces el cine significa más que una sala llena de personas, significa más que ir a ver cualquier película, para mi el cine es magia, el conjunto de personas disfrutando algo en común. Al salir del cine eres otra persona, cualquiera que sea la película que hayas visto, o la compañía. Para mi no es sólo ver una película, como si estuviéramos en casa, sino ir al cine, escoger el mejor lugar, no perder detalle y que al encender las luces te encuentres con lágrimas, risas o enojado... 






4 comentarios:

Lucy dijo...

que lindo relato, mi novio tambien trabajo en un cine a los 18 y siempre me cuenta esas historias de terror :) y de como se acababan el ice.

pepewisho dijo...

Wooow!, que padre!, nunca trabaje en un cine, y creo que a estas alturas ya es tarde :(
besos nena! :***

GrettV dijo...

Nunca he trabajado en un cine pero tambien me choca la gente sucia que deja todo su mugrero.

¡Saluditos!

Maquilador Lirico dijo...

Nada como la rutina para matar el demonio del miedo ^^