24.12.10

eclipse lunar

Me enteré horas antes de que sucediera y al momento de tomar fotos me frustré mucho porque no salían como yo quería.

El amigo copión me trajo chocolate y junto con su amigo, vimos el eclipse lunar total desde la azotea de mi casa; entre frío y experimentos con las exposiciones de la cámara; entre equinoccios y solsticios; entre gatos y preguntas. Y así pasó, hasta las 3 a.m cuando ellos se fueron.

La ultima foto la tomé después de las 4 a.m cuando ya había terminado y la luna regresó a su brillo.

Una noche espacial especial.